Exhibidor

Latino América

Brasil

Publicidad

Noticias / del mercado / Distribución

26 Diciembre 2018 | Roberto Sadovski

Director estadounidense no quiere vender sus películas a los estudios

Gary Hustwit cree que la distribución independiente es la única forma de mantener el control total sobre su trabajo

Cuota
(Foto: Big Top Multimedia)

Gary Hustwit, director y fotógrafo independiente estadounidense, logró notoriedad con el documental Helvetica, que en 2007 se inspiró en la historia de la famosa fuente tipográfica para investigar el diseño gráfico y su impacto en la cultura visual mundial. Hustwit también navega en contra del deseo de la mayoría de los cineastas, que es firmar un acuerdo para la distribución de sus películas: prefiere hacer todo solo, desde el marketing a los acuerdos con redes de exhibidoras. 

Publicidade fechar X

"Puedo alcanzar a mi público objetivo mejor que nadie y no tengo que dividir los beneficios", explicó el director en una entrevista con Variety. "Muchos cineastas tienen la ilusión de que, si firmas con un distribuidor, la empresa hará todo el trabajo. No es verdad". Hustwit aplicó esa misma filosofía en su trabajo más reciente, Rams, un documental acerca del diseñador industrial alemán Dieter Rams. Y quizás el cineasta tenga un buen argumento para su iniciativa. 

Rams se reprodujo en 75 ciudades por todo el mundo, en cines alquilados por el propio Hustwit. Además, el artista generalmente recibe a su público antes de la función; estuvo presente en más de 40 eventos que culminaron en debates acalorados con el público. En San Francisco, una función llena contó con 2,2 mil espectadores, recaudando 55 mil dólares en ingresos. Otra función, en Londres, atrajo a 2 mil interesados y logró 46,3 mil dólares. Pero siempre es más sorprendente la presencia del propio Dieter Rams, de 86 años de edad, quien se acerca al público ávido de selfies con el ídolo del diseño.

Para promocionar las funciones que realiza en todo el mundo, el director utiliza sus redes sociales. Tiene a 135 mil seguidores en Twitter, además de 11,4 mil en Instagram. Además, el cineasta mantiene un newsletter con personas de interés y utiliza su página web personal para anunciar los próximos eventos y vender versiones digitales de sus películas. La respuesta de los fans resulta de la visión de explorar su propio nicho: sus películas están siempre relacionadas con el diseño industrial y, como la oferta es escasa, la demanda es grande. 

¿Festivales como Cannes y Sundance? Para Hustwit son una pérdida de tiempo, ya que su principal objetivo es justamente garantizar un acuerdo para la distribución. "Es para ello que sirve internet", aseguró. "Si tengo contacto directo con el público, ¿por qué buscar un intermediario para construir una relación con el consumidor?".

La mayoría de sus películas tiene un presupuesto de 500 mil dólares. Helvetica, por ejemplo, ha recaudado más de 2 millones de dólares desde su lanzamiento. Rams sigue el mismo camino: obtuvo, hasta ahora, 345 mil dólares. El cine, por cierto, es solo la parte inicial de su programa de lanzamiento. La mayor parte de los beneficios provienen precisamente del estreno en plataformas digitales. El director generalmente utiliza páginas de financiación colectiva para producir sus trabajos (Rams recaudó 300 mil dólares en Kickstart) y asegura que el riesgo se ve compensado por las ventajas. "Autodistribución nunca fue un plan B", completó Hurtwit. "Para mí, siempre fue el plan A. Por lo tanto, no necesito tener ningún control de daños si otra empresa de distribución comete un error."

Cuota

+ Producciones